Mi juego

Mi Juego era para quererle, Mi Juego era para disfrutarlo, Mi Juego era para amarlo hasta perder la partida.
Nadie, y lo repito, nadie, jamás será capaz de darme lo que me dió. Mi Juego era lo más bonito del universo entero, y si hubiera otro universo, también. Mi Juego también me amaba, y yo a él a pesar de no querer jugar siempre que él quería. Fue así como mi juego se dejó querer por otro jugador, por otro mal jugador, que cambió las reglas. 

Mientras tanto yo probé a jugar con otros pero ninguno, repito, ninguno, me hizo disfrutar tanto como Mi Juego.
Yo, a veces, sin juego al que jugar, me acordaba de las veces que jugaba con Mi Juego, de las veces que le rechacé una partida y ahora quería jugar con el para siempre, pero él jugaba con otro, con otro mal jugador que le cambió sus reglas.
Un día, decidió no querer jugar más con ese tramposo, y quiso volver a jugar conmigo. Yo también lo quise y empezamos de nuevo la partida.

 Pero el tramposo cambió las reglas del juego, y con esas reglas, yo tenía todas las de perder y así, perdí de nuevo, a Mi Juego, y la partida.
Una vez más, yo, sin juego al que jugar, y, él,  sin nadie que le jugara, se sintió vacío y volvió a llenar su tablero con las fichas del tramposo, las reglas estaban a su favor y ganó varias jugadas, pero Mi Juego se dio cuenta de que como yo, no jugaba nadie, y le mandó directamente a la casilla de la Muerte, dando por perdida la partida.
Yo, volví a jugar con otros juegos, al principio me divertía pero como Mi Juego, no había ninguno, repito, ninguno, ni en este universo ni en otro si lo hubiera.
Así volví a jugar con mi juego, pero yo jugaba con las reglas originales y mi juego, no. De nuevo volví a perder, y Mi Juego buscó alguien que pudiera jugarle y yo busqué nuevos juegos. La historia se repitió, y se repitió, y se repitió… Jugadores más o menos tramposos y nuevos juegos más o menos divertidos, pero siempre acabábamos jugando Mi Juego y yo.
Así fue hasta que mi juego estaba medio roto de tanto jugar, y mi mente funcionaba ya tan espesa que cada partida duraba una eternidad. 

Decidimos jugar una última partida, una partida que duró generaciones y generaciones y no era capaces ni de ganar ni de perder.Después de años y décadas y siglos y milenios decidimos dejar la partida en tablas.

Al final no hubo perdedor, solo años ganados al tiempo jugando a un juego donde todas las casillas estaban destinadas al eterno amor.

Anuncios

2 comentarios en “Mi juego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s